Artemisa Absentum o las claves del mundo actual.








Cómo una "inocente" planta ha convulsionado la vida y el mundo actual tal como lo conocemos, revoluciones económicas incluidas.
Es una planta denominada vulgarmente como ajenjo, hada verde, o también diablo verde porque se ella se extrae un sabroso licor de tonos amargos que al ser mezclado con agua da un aspecto lechoso y un sabor anisado, es la bebida por excelencia de Francia y también alcanza a Suiza de gran poder adictivo. En la naturaleza suele ser un arbusto silvestre.
También recibe el nombre de "hierba santa" o incluso desde antiguo se conoce como la "madre de todas las hierbas" su uso era conocido en el antiguo Egipto y se transmitió a los antiguos griegos, tenía múltiples y conocidos usos.
Está consagrada a la diosa de la que toma su nombre, también conocida en el panteón romano como Diana. También había un templo consagrado a Hécate en el recinto del templo de Artemisa en Éfeso, donde oficiaban los sacerdotes eunucos. Hesíodo registra que estaba entre la descendencia de Gea y Urano, la Tierra y el Cielo. En la Teogonía le atribuyó tan amplios y fundamentales poderes que resulta difícil resistirse a verla como una figuración de la Gran Diosa, aunque como buen olímpico Hesíodo atribuye sus poderes a un «regalo» de Zeus.
También en España es conocida como Hierba de San Juan aunque existe mucha confusión porque hay en todo el mundo varias plantas con el mismo nombre, entre ellas el hipèrico.

Imagen relacionadaEn 1972 el presidente estadounidense Richard Nixon dió el primer paso para terminar con la guerra fría al visitar China y entrevistarse con el entonces líder de la revolución comunista Mao Zedong (Mao Tse Tung) finalizada la guerra de Vietnam los estadounidenses activaron su diplomacia para diseñar las claves de un nuevo mundo. Antes de este histórico encuentro que fue explicado a Nixon por el propio Mao en una frase lapidaria "Nuestro viejo amigo, el generalísimo Chiang Kai-shek, no aprueba esto". (Habían sido enemigos durante mucho tiempo) los agregados comerciales y diplomáticos de cada país estuvieron trabajando intensamente en unos puntos básicos ¿Qué querían de China los norteamericanos y qué querían de Norteamérica los chinos?. Ya en 1971 el ministro de exteriores de Estados Unidos y jefe de su diplomacia Henry Kissinger visitó en secreto la República Popular China y preparó las bases de este viaje que finalmente se plasmó en 1972 en los “Acuerdos de Shangai” que duran hasta nuestros días y que nos afectan a todos.

-¿Qué querían los chinos? La retirada inmediata de las tropas norteamericanas de las bases de Taiwan y la apertura comercial al mundo, hasta entonces embargada por el boicot estadounidense.
Resultado de imagen de encuentro richard nixon mao tse-¿Qué querían los norteamericanos?. Era un secreto a voces que la Medicina Tradicional China tenía el secreto para combatir el paludismo, este transmitido por los mosquitos habían causado a los ejércitos norteamericanos más bajas que cualquier bomba o armamento en su historia.
Los chinos estuvieron de acuerdo e igualmente los norteamericanos, de modo y manera que los acuerdos quedaron sellados, la delegación presidencial norteamericana volvió  en el avión Delta Force One cargado con la misteriosa planta capaz de terminar con el paludismo, plantas completas, semillas, tallos jóvenes, y la forma y secreto de preparación. Días después el presidente en persona presentó al Congreso el “éxito de aquel encuentro” y las plantas misteriosas, era de risa la “apertura comercial de China” ¿Qué fabricaba China en los 70 que les hiciera temer a la poderosa industria norteamericana? (Hoy el mundo y su economía tiembla ante la presión de las manufacturas chinas y los bancos de Norteamérica por primera vez deben miles de millones a los bancos chinos.
En ese acto y cuando el presidente mostraba las plantas y todos las miraban asombrados uno de los congresistas, botánico a la sazón, con aire satisfecho los llamó a todos al fondo del hemiciclo  y donde habían ventanales enormes, descorrió un grueso cortinaje y se pudo ver frente al Capitolio el arroyo Potomac cubierto de vegetación en sus orillas, con aire suficiente explicó:
-Artemisa Absentum, la misma planta que nuestro presidente ha traído de China. Todos estos años hemos tenido la solución a nuestros problemas delante de nuestras propias narices.

©radiobrujas.com
Resultado de imagen de encuentro richard nixon mao tse

Comentarios

Entradas populares