Hallazgo inédito.


¿A quien les recuerda?
Siempre decimos que como todas las universidades, la Universidad de las Brujas además lo es porque tenemos nuestro departamento propio de investigación, y no solo transmitimos un saber heredado y repetimos lo aprendido sino que continuamente investigamos, recuperamos parte de una sabiduría perdida.
Encontramos esta pintura del Bosco fechada hacia en 1510 que se conserva  en el Museo Boijmans Van Beuningen de Róterdam y que distintos críticos e historiadores en arte nos titulan como "El hijo pródigo" o también "El vendedor ambulante o buhonero".

Y donde supuestamente en el primer caso de la parábola bíblica distintos expertos ven el regreso al hogar del hijo que ha perdido en placeres mundanos la fortuna paterna.
Nada sería más lejos de la realidad por cuanto la representación de la pintura está clarísima y esa no es la casa del padre en la parábola de la Biblia a no ser que esta fuera el nido de vicios que el pintor retrata. Además de que no se pinta la vuelta sino un tránsito o huida.
El sentido de la parábola es otro muy distinto y que nada o poco tiene que ver con la pintura.
En el segundo caso los buhoneros en la Edad Media tenían muy mala fama, pero tampoco lo consideramos correcto porque huye de los vicios mentados.
En cambio si nos recuerda y bastante al Arcano de El Loco en el Tarot de Marsella, obviamente por ser una pintura posterior estaría inspirado en este puesto que tenemos crónicas que situan la existencia del Tarot en el siglo XIII en Europa.
Principalmente elementos en las ropas y en el perro inequívocos de este Arcano del Tarot que de una carga simbólica profunda es el único que no está secuenciado, no tiene número en origen.
Podría ser una casualidad, podría... de no ser que el pintor Jheronimus Bosch o Hieronymus Bosch, el Bosco no tuviera ya obras visionarias absolutamente alucinógenas como la que se conserva en el Museo del Prado "Tríptico del jardín de las delicias" repleta de interrogantes, y donde algunos han querido ver hasta naves espaciales, e incluso la obra "El carro del Heno".



Lejos de ser el hogar paterno, lejos de ser un vendedor ambulante (buhoneros de sobrada mala fama) la pintura representa un tránsito, pasar de largo de los vicios que no estaría asociado a los buhoneros, azuzado por el ladrido de un perro. Donde una casa que parece un prostíbulo muestra escenas de lujuria e incluso la presencia de una oca (símbolo de la lujuria). Una jaula torcida con un faisán, la techumbre rota que indica ruina, los detalles en la obra del Bosco no existen al azar, y un hombre que no sabemos si orina en una esquina de la casa que podría ser símbolo de ofensas al hogar pero tampoco porque el llamado "retrete" en esa época es una dependencia anexa pero a las afueras de la casa, no sabemos si orina o se masturba porque lo hace encorvado y no se suele orinar de esta forma; en la ventana se asoma una mujer con actitud chismosa (parte de muchos vicios.
Un rótulo con una oca en la puerta anuncia que es un prostíbulo. Unos calzones en la ventana del primer piso lo confirma.
Algunas voces señalan al Bosco como perteneciente a una de las más antiguas y primitivas sectas del Cristianismo, el Adanismo, que preconizaba el nudismo y la vida natural, en una especie de vuelta a los orígenes del paraiso. Se consideraban una de las sectas más puristas del cristianismo, llena de místicos y visionarios, y que sufrieron duras persecuciones de caracter herético en Europa donde a lo largo de los siglos desaparecían y volvían a resurgir.
Imagen relacionada
No escapa la naturaleza de visionario del pintor, a todas luces evidente en su obra, y de ser cierto que se inspira en el Arcano del Loco aprendemos algo nuevo, que el clásico perro de este Arcano no lo acompaña sino que ataca, es sabido que los perros suelen atacar  o ladrarles a los vagabundos, y muchos más elementos para la reflexión, en el tiempo El Bosco mucho más cercano a otras versiones del Tarot que nosotros.
No sería la primera vez que se mezcla el mundo del cristianismo con el Tarot, vemos amplias confusiones como en el Arcano XX "El Juicio" donde el juicio final solo es un dogma de católicos y judaicos, ni siquiera de los primitivos cristianos.
En el siglo XV se escribe por Erasmo de Roterdan "Elogio de la locura" y ya acertadamente explica el prologuista que el término griego "moria" que define la locura es mucho más amplio y complejo que el que conocemos.
Pero el gesto del protagonista del cuadro es noble, denota nobleza, virtudes que siempre han distinguido a este Arcano del Tarot, y como dice Jodorowsky "El Loco es la libertad" aunque en sentido de Tarot tradicional esta libertad sería otro de los muchos lados o sentidos de este Arcano y no el principal, pero también lo vemos reflejado en el cuadro, que además coincide con la representación y sentido de El Loco en la tradición del Tarot. Ahora sabemos algo más gracias al Bosco, que huye de los placeres mundanos y su sentido del vicio (como placer desvirtuado y nocivo), él lleva su mundo a cuestas y las pertenencias que un hombre necesita para la vida.
Al igual que en el Tarot de Marsella lleva un callado en la mano y aparece un perro a su lado, en la pintura el sombrero lo lleva en la mano y en lugar de un hatillo con sus pertenencias lleva una especie de mochila gruesa. Lo roído de sus ropas indica que lleva mucho camino. No podemos pedirle toda esta riqueza de detalles a la precariedad de la representación gráfica de los dibujantes del primitivo Tarot de Marsella, que a su vez sabemos que son copias de otros desaparecidos, en donde lo importante ha sido durante los siglos preservar en el ideograma su sentido, hoy gracias a este genio de artista que fue El Bosco de sentidos que escaparon a la simple pintura aprendemos algunos más.
El Loco no evita con la mirada el mundo terreno, en la pintura deja muy claro que no le interesan los vicios que atan a sus coetáneos, su rostro de locura tiene muy poco e incluso muestra cierta sonrisa sarcástica. Tampoco teme al perro que le ladra, ni le inmuta, pero tiene sus defensas (el cayado o palo). El cuchillo sospecho que tiene más sentido de utensilio que de arma por la sencilla razón de que en la época las armas que portaban eran espadas mucho más ostensibles, incluso ese cuchillo para la época es pequeño como arma.
También parece que la mujer en la ventana del prostíbulo lo llama y solo por ese sentido el gira la cabeza, pero sonrie, no le interesa en la representación visionaria de El Bosco. Recuerdo que otro magnífico "Loco" es el de Pamela Coleman (excelene visionaria)del llamado Tarot Rider (1920), que mira hacia lo lejos.
La tabla es circular sobre un marco octogonal.
Explicado todo lo cual es por lo que podemos asegurar sin lugar a dudas que estamos ante una representación del que quizás sea el Arcano más misterioso de todo el mazo de Tarot (no está secuenciado) y que este no pasó en balde para el mundo complejo y místico de El Bosco.
©radiobrujas.com



Comentarios

Entradas populares