Ritual: Grito Sagrado




De pie con los puños apretados y mantenlos cerrados por 10 segundos, inhalando y exhalando profundamente.
Visualiza una situación que te pone furios@; incluso podrías escribir una lista antes de hacer este ejercicio, para que ya tengas una visión clara en su cabeza.
Idealmente, harás tu grito primordial en algún lugar de la naturaleza o en una habitación grande (como un estudio de yoga) donde no asustes a tus vecinos. Otra opción es estacionar su automóvil en algún lugar privado y gritar allí (taparse los oídos). También puedes gritar en una almohada para amortiguar el sonido. El punto es sacar esta energía de tu cuerpo. Es posible que incluso desees llevar elementos de sahumar como salvia o palo santo,  usar antes y después del lanzamiento para profundizar la experiencia.
¡Inhala profundamente llenando  tu vientre y GRITA aplanando tu vientre!
Repite hasta que sientas una liberación. Sabemos que esto puede ser muy incómodo al principio, por lo que podría tomar algunos intentos antes de que la rabia real salga de tu sistema.
Haz  esto sol@ o con un pequeño grupo de amigos de apoyo. Puede ser tan poderoso para animarse el uno al otro, incluso tamborileando o sentados en un círculo protector el uno alrededor del otro para gritar. Y dado que un grito primordial podría incluso provocar lágrimas, es genial tener a alguien allí para sostener o abrazar después de que lo dejes salir.
Otras ideas:
Usa rojo, el color Aries, para invocar la energía sexy y extravagante del día.
Haz un pozo de fuego o una fogata con amigos. Escribe las cosas que te enfadan y quémalas en las llamas.
Tómate una cita en solitario, Siéntate en una mesa para uno o en el bar de un restaurante y disfrute de tu propia compañía. Trae un libro o un diario, o simplemente disfruta el momento.

Comentarios

Entradas populares