LA MASACRE DE LA FAMILIA WAEVER EN 1992 POR EL FBI

(Imagen de Vicki Waever momentos antes de perder la vida)
En su día tuvieron bastante notoriedad los llamados sucesos de Ruby Ridge donde murió la señora Waever y el hijo de esta de 14 años por francotiradores del FBI.
Se publicó en la prensa en su tiempo que el gobierno no había tenido una opción distinta que tomar por asalto la granja Waever por la peligrosa acumulación de armas y explosivos, los Waever estaban bien locos, y que las muertes ocurrieron de forma completamente accidental e involuntaria. En un juicio posterior se demostraría que nada de esto fue cierto e incluso el gobierno federal tuvo que indemnizarlos con 3.1 millones de dólares, pero ¿Qué hubo detrás de este asalto y matanza?.
El 21 de Agosto de 1992 un importante destacamento de fuerzas especiales se aproximó con sigilo de madrugada a la granja de la familia Weaver siendo sorprendidos por el perro de la familia al que mataron y que despertó la alarma.  Diez años antes en 1983 la familia se había trasladado desde Iowa a Ruby Ridge en el norte de Idaho, con cuatro hijos y de convicciones profundamente religiosas y casi fundamentalistas Vicki Waever decidió educar a sus hijos en casa en la forma que enseñaba la Biblia, conocieron vecinos con los que rápidamente empatizaron por su pulcro concepto y seguimiento de la Biblia, y que pertenecían a movimientos de corte racista y partidos por la supremacía de la raza Aria. Vicki Weaver estaba convencida de que el Apocalipisis estaba muy cerca, no se había equivocado en mucho, al menos en lo que de tragedia aguardaba a su propia familia.
Pero lo cierto y quedó demostrado posteriormente en el juicio es que el matrimonio nunca fue violento ni agresivo con nadie, y mucho menos guardaba la agresividad y odio de los clásicos grupos de supremacía blanca, solo querían vivir lejos de una sociedad que creían llena de "pecado" y en paz.

En una de estas reuniones el matrimonio Waever conoció a Keneth Faderley que estaba infiltrado por el FBI en esos grupos y quien le facilitó algunas armas a Randy Weaver para su “protección”, armas que sirvieron posteriormente como chantaje del propio gobierno para que los Waever trabajaran como delatores para el gobierno señalando los miembros más activos y violentos de aquella comunidad, a lo que Randy Waever se negó en redondo ,había servido a su país en Vietnam y no tenía alma ni historial de delator e incluso odiaba esa figura. El gobierno entonces quedó en evidencia y al descubierto, sintiéndose el FBI desprotegido en una zona potencialmente peligrosa acordaron de forma ilegal detener a Randy Waever con toda una serie de pruebas falsas y argucias, esa mañana del 21 de Agosto de 1992 comenzó la tragedia, extrañamente y contra todo pronóstico los oficiales de asalto llevaban la orden expresa de eliminar a todos los adultos que encontraran, es algo extraño y contrario hasta entonces en idénticos procedimientos que solo existía la orden de eliminar a quienes encontraran armados y opusieran resistencia. ¿Cuál era el interés del FBI en eliminar a los Waever?. La esposa y el hijo de 14 años murieron asesinados de forma fría y Randy Waever recibió un disparo en el hombro. Meses después durante el juicio se desmontaría todo el extraño tinglado del FBI que resultó canallesco y que finalmente aportaría una sentencia condenatoria para el propio gobierno de Estados Unidos que debía indemnizar a los herederos Waever en 3.1 millones de dólares. Se demostró que de principio a fin habían sido manipulados y en el colmo de la desvergüenza el gobierno pretendía acusarlos de las mismas pruebas falsas que ellos plantearon, incluida toda una amplia y costosa campaña de desprestigio y desinformación en los medios.
Tres millones de dólares, en la actualidad casi cinco ¿merecen la pena después de perder a tu hijo y tu esposa?.
Estas prácticas del gobierno EEUU lejos de haber terminado continuan en nuestros días.

En la imagen la casa de los Waever y el señor Randy con la foto de su hijo asesinado.

La tragedia de Ruby Ridge puso de manifiesto hasta que punto un Estado que presume de no ser totalitario puede destrozar por completo la vida de una familia.

Comentarios

Entradas populares