Adorar a la Diosa Madre




¿Por qué adorar a una Diosa Madre hace menos confidentes a algunas mujeres que han elegido no ser madres o no pueden ser madres?

Casi todas venimos de familias católicas y mi conexión más cercana con la divinidad femenina fue un rosario que le regaló mi abuela a mi madre en un viaje que hizo a Italia, huele a rosas y es muy lindo.

Salí lo suficientemente lejos de casa para explorar mis posibilidades espirituales(Estados Unidos, Inglaterra, Irlanda). Leí libros, estudié otras alternativas, fui a varios servicios de diferentes congregaciones, participé en diferentes actos litúrgicos de estos y al final allí estaba Wicca en una estantería en la biblioteca y allí comenzó mi curiosidad por conocer más y más, conocer muchos sitios y explorar esta bella experiencia.
Wicca es el movimiento espiritual contemporáneo de las últimas dos décadas, y ha sido mi entrada al mundo de la adoración a la Diosa. En Wicca, la diosa tiene tres aspectos: La joven Doncella, Madre fértil y Anciana poderosa. Las mujeres aprendemos de estos aspectos conforme vamos avanzando en nuestra vida.

La prominencia del arquetipo de la Diosa Madre en Wicca no debe ser subestimada. Uno de los textos Wiccanos “La Carga de la Diosa” de Doreen Valiente refiere a la diosa como la “Gran Madre”. A medida que me ramificaba estudiando sobre Wicca, descubrí que esta línea de pensamiento invadía casi todas las formas de adoración de la diosa moderna: el paganismo, el neo-paganismo, la bruja, y así sucesivamente. Aunque muchos autores sostenían (y lo siguen sosteniendo) que esta maternidad podía ser simbólica, de trabajos creativos, de creación de negocios o de mi propia vida, todavía no podía entender por qué el equivalente espiritual de la plenitud de mi vida tenía que ser expresado por una experiencia de la que había optado.
Esta obsesión cultural con la diosa como madre no es nueva. Históricamente, muchas de las diosas más prominentes han sido madres y patronas de la maternidad, incluyendo a Isis egipcia, el Deméter griega, y Shakti hindú. Incluso en el catolicismo, reina la devoción a María, la madre de Jesús. El movimiento moderno de la diosa reconstruyó esas tradiciones tempranas para una nueva generación, con sus ideales del “volver a conectar con la naturaleza” que colocan la tierra como madre. Como el movimiento surgió de las nebulosas filosóficas neo-paganas de los años setenta, es difícil precisar un linaje exacto para este conjunto de ideas; Algunos practicantes y autores afirmaron estar compartiendo una línea ininterrumpida de tradición mágica, escuchando de nuevo a sus antiguos antepasados, no hay duda de que la idea de la diosa madre tiene raíces profundas.
Es esa imagen la que atrae a la gente - especialmente a las mujeres jóvenes - al movimiento de la Diosa. Estamos atrapadas en la órbita de un divino femenino que finalmente encarna el poder que tanto tiempo poseemos. A pesar de las dudosas erudiciones y las filosofías re-construccionistas, la promesa de una espiritualidad inclusiva que nos eleva en formas que la sociedad todavía se niega a ser potente. La fundación no es perfecta, la religión patriarcal no nos ha ayudado mucho. Estamos haciendo lo mejor que podemos con lo que tenemos.

Honrar a la diosa no es una moda, la Diosa es una energía primigenia, ella es fluida y capaz de asumir muchas formas, asistir a círculos espirituales nos ayuda a conectar con otros arquetipos de diferentes Diosas euro céntricas del pasado compartiendo nuestra historia tratar de encontrar el atquetipo de la Diosa con la que nos identificamos.

La feminidad y la religión están comenzando a cambiar en una dirección más progresiva entre las personas de múltiples creencias, incluyendo el cristianismo y el judaísmo. Haciendo que la espiritualidad centrada en la diosa sea más inclusiva abriéndose a la idea de las posibilidades de la maternidad. Dar a la gente sin hijos, sin útero, sin vaginas, la oportunidad de definirse a sí mismos lo que la maternidad puede significar. Es un sentimiento esperanzador que refleja tanto los ideales más puros del feminismo como la interpretación simbólica actual de la madre como creadora y activista en apoyo, educación y trabajo.

Comentarios

Entradas populares